Omitir vínculos de navegaciónCatálogo > Regulación y Control

Están de moda todos los sistemas que son eficientes en su funcionamiento. Las últimas normativas en construcción CTE “Código Técnico de la Edificación” e instalaciones térmicas RITE “Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios” nos obligan a cumplir unos requisitos mínimos en cuanto a consumos energéticos y nos invitan a mejorarlos por el bien común.

 

La máxima eficiencia de un sistema se consigue cuando obtenemos el confort deseado con el mínimo consumo de energía posible. Partiendo de que los parámetros de temperatura y humedad para conseguir un ambiente confortable son prácticamente los mismos para todos (con poca variación) lo que hay que conseguir es medirlos y controlarlos. Cualquier desviación por encima provocará mayores pérdidas de energía y por consiguiente mayor consumo y cualquier desviación por debajo generará una disminución del confort.

 

Para conseguir la máxima eficiencia, debe haber comunicación entre las necesidades de energía creadas por el ambiente y el sistema de producción de energía, se trata de crear sistemas modulantes que se ajustan a las necesidades. Un ejemplo básico de avance en estas tecnologías las tenemos en las máquinas de aire acondicionado. Hace unos años todas eran máquinas todo/nada sin regulación electrónica. Ahora la gran mayoría son inverter (proporcionales) lo que significa que producen justo la energía que se necesita en el ambiente.

 

Esto que se ha conseguido y sigue avanzando en las máquinas de aire acondicionado se puede conseguir con otros sistemas de climatización más complejos gracias a los reguladores electrónicos y la domótica.


 

 


RELACIÓN  DE MARCAS

Mostrar en grupos de

1

www.siemens.comwww.deltadore.eswww.resol-espana.com
www.sonder-regulacion.comwww.airzone.eswww.honeywell.es

Mostrar en grupos de

1