La calefacción eléctrica de bajo consumo es un sistema de calefacción cómodo y seguro.

Los Emisores Térmicos son independientes y fácilmente regulables. Cada estancia de la vivienda tendrá su propia temperatura, permitiendo un mayor confort.

El usuario puede escoger entre encender todos los radiadores de bajo consumo o sólo los que considere necesarios, consiguiendo un gran ahorro eléctrico al evitar gastos innecesarios.

La temperatura superficial no es demasiado elevada y no existe peligro de quemaduras al tocar los emisores. La alta sensibilidad de los termostatos de ambiente incorporados proporciona gran economía de uso y confort.

Los emisores termicos ofrecen una elevada emisión calorífica, aproximadamente unas 150 Kcal/h. por elemento.

Se puede elegir entre una gran variedad de tamaños para adecuarlos a cada habitáculo, lo que nos permite disfrutar de calefacción directa e instantánea, ajustada a la necesidad real de calor en cada momento.

Los emisores de termofluido no producen ningún tipo de combustión ni emisión al medio ambiente utilizando una energía limpia y segura.

El fluido termoconductor tiene una elevada inercia térmica, y al calentarse se expande con facilidad y rápidamente, llenando todo el radiador en un estado próximo al gaseoso y alcanzando, a los pocos minutos y de forma estable, una elevada temperatura (aproximadamente 80ºC)

La resistencia eléctrica tiene de baja potencia y máximo rendimiento; está estratégicamente colocada situada en cada elemeto y perfectamente acoplada al termofluido, de modo que la conversión electrotérmica y la transmisión calorífica al fluido, y posteriormente a todo el emisor, se producen con toda eficacia.

 

 


RELACIÓN  DE MARCAS

Mostrar en grupos de

1

www.fondital.itwww.elnur.es

Mostrar en grupos de

1