Omitir vínculos de navegaciónCatálogo > Climatización > Aire Acondicionado

Se entiende por confort térmico la sensación de completo bienestar físico, desde un punto de vista de equilibrio en el intercambio de calor. En un ambiente cerrado son cuatro los factores ambientales que intervienen directamente en el confort térmico: temperatura del aire, humedad, movimiento del aire y pureza del aire.

El control de la TEMPERATURA:

La temperatura del aire está directamente relacionada con el intercambio de calor entre dos cuerpos, en este caso, entre el aire que rodea al individuo y su piel. Un adecuado control de la temperatura elimina el esfuerzo de acomodación, consiguiendo un mayor confort y bienestar físico.

El control de la HUMEDAD:

Una gran parte del calor del cuerpo humano se disipa a través de la evaporación por medio de la piel (sudor). Si la humedad del ambiente supera determinados niveles no habrá sensación de confort.

Movimiento y Circulación del AIRE:

Las corrientes de aire intervienen directamente en la sensación térmica de las personas, de modo que cuanto mayor es la velocidad del aire, mayor capacidad de transmisión de calor tenemos y aumenta nuestra capacidad de sudoración.

Filtrado, Limpieza y Purificación del AIRE:

La pureza del aire se consigue mediante la renovación del aire de la habitación y se controla mediante la eliminación de partículas contaminantes con filtros u otros dispositivos y/o mediante ventilación.